Blog

30 Ago

UN LÍDER DEBE SER EJEMPLO DE “FRANQUEZA RADICAL”

UN LÍDER  DEBE SER EJEMPLO DE “FRANQUEZA RADICAL”

Seamos realistas: El manejo de personas es difícil. Kim Scott, Ex miembro del equipo de Google y Apple,  examina una nueva manera de gestionar los difíciles momentos cuando hay que confrontar y corregir a otras personas, sobre desempeño y/o actitudes. Y hay que hacerlo, les guste o no, y de la manera más profesional y efectiva. Su libro se llama “Radical Candor” o “Franqueza Radical”

La “Franqueza Radical

Se encuentra en el cuadrante superior derecho de una matriz que Scott ideó, y es el lugar correcto para actuar en nuestro papel de líderes o gerentes. Es cuando usted tiene un genuino interés en el otro como persona, como ser humano, y además encuentra la manera de confrontarlo con asertividad, pensando en el bien del equipo y del propio individuo.

Hacia la izquierda, otras opciones son:

  1. Empatía Ruin (le importa la persona, pero no tanto como para tener el valor de confrontarla), un miedo abrumador a no ser amable le conduce a la incapacidad de desafiar a sus empleados.
  2. Hipocresía Manipuladora (no le importa la persona y no dice nada, se queda callado), una actitud indiferente y de poco coraje gerencial, dejar hacer y dejar pasar.
  3. Agresión Desconsiderada (no le importa la persona, y confronta de manera agresiva), una manera brutal de corregir que genera rechazo, humilla y no lleva a nada positivo.

Entonces, ¿cómo “ejecutar” nuestra gestión en Franqueza Radical?

Preocúpese por la persona pero confronte directamente y con asertividad

No es suficiente centrar toda su atención en el rendimiento laboral – debe tomarse el tiempo para conocer a sus empleados como seres humanos. No es real que podemos separar la vida laboral de vida personal, no podemos dejar de traer nuestro ser completo a la oficina, ya veces eso significa que las idas y venidas de nuestro hogar y de nuestras vidas afuera, afectan la forma en que funcionamos en el trabajo.

De por medio, para poder ejercer Franqueza Radical, está el saber cómo decirle a sus empleados cuando su trabajo no es lo suficientemente bueno. La entrega de retroalimentación negativa es, por supuesto, difícil. Sin embargo, mediante la combinación de desafíos directos con el genuino interés personal constantemente demostrado, se generará un mejor significado a la crítica y se logrará que el empleado sienta que usted se preocupa por todo su ser – tanto dentro como fuera de la oficina.

Su Franqueza Radical genera confianza y abre la puerta para el tipo de comunicación que le ayuda a lograr los resultados que usted necesita de su equipo. Y se dirige directamente a los temores que tiene la gente cuando no hay la suficiente confianza creada dentro del grupo.

Resulta que cuando la gente confía en usted y cree que se preocupa por ellos, son mucho más propensos a 1) aceptar y actuar constructivamente tanto ante su elogio como ante su crítica; 2) le dirán lo que realmente piensan acerca de cómo es su propio trabajo y cómo creen que están desempeñándose 3) abrazarán mejor su papel en el equipo; y 5) se centrarán en la obtención de resultados .

Tenga ojos grandes para reconocer los logros de su gente, y ojos pequeños para buscar lo que ellos no hacen bien

No deje, sin embargo, que las victorias de su equipo le impidan señalar y enfatizar algo que necesita una solución. Elija sus batallas, pero intevenga. Hágalo en privado, y comience con los aspectos positivos, luego formule algunas sugerencias suaves antes de hacer su punto de corrección muy claramente.

Acepte la crítica usted mismo. Es más, pida retroalimentación.

A fin de construir una cultura de Franqueza Radical es necesario obtener, dar, y fomentar elogios y críticas. Tener una relación radicalmente cándida con su jefe y con sus empleados, y solicitar la orientación de ambos de manera proactiva.

Con preguntas como: “¿Hay algo que pudiera yo hacer o dejar de hacer que haría más fácil trabajar conmigo” Se trata de incitar una retroalimentación positiva y constructiva. No trate de interrumpir, responder o debatir la crítica, sino que esfuércese por escuchar y hacer preguntas que aclaren y confirmen su comprensión de lo que se dice.

Si no se puede hacer un cambio, dar al empleado una explicación reflexiva, respetuosa de por qué se puede, es la mejor recompensa por su franqueza radical.

¿Qué acciones tomarás en tu negocio y en tu vida, en este sentido?

Comentarios e Información:

josevillacis@actioncoach.com

www.coachpepevillacis.com Cel. (442) 263 3009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×


Cotice Aquí