Blog

20 Jun

REFLEXIONES PARA LAS EMPRESAS QUE REGRESAN A TRABAJAR EN ESTAS SEMANAS

REFLEXIONES PARA LAS EMPRESAS QUE REGRESAN A TRABAJAR EN ESTAS SEMANAS

Las empresas y organizaciones que planean reintegrar a sus empleados a la oficina o a la planta, necesitan un plan que mantenga la seguridad, reconstruya la moral y tenga en cuenta la comodidad y el bienestar de los empleados. A continuación se presentan algunos puntos clave con sugerencias y consideraciones para garantizar una transición exitosa de regreso al trabajo posterior a COVID-19. Las empresas y demás entidades también deben poner en marcha medidas preventivas y de seguridad según lo dispuesto por las autoridades sanitarias, de seguridad social y del ámbito laboral en cada localidad, del nivel municipal, estatal y federal.

  1. Establecer un modelo de trabajo híbrido (mixto) presencial + virtual

Quizás la mejor manera de mantener la productividad y el buen ánimo de los empleados durante este período de transición es permitirles que trabajen desde donde se sientan más cómodos, seguros y productivos. En un estudio reciente, la firma de investigación Valoir descubrió -en Estados Unidos- que el trabajo a distancia solo tuvo un pequeño impacto negativo (1-3%) en la productividad durante COVID-19 a pesar de los desafíos logísticos significativos, especialmente en un inicio, debido al cambio imprevisto y súbito, incluida la falta de equipo e infraestructura para el trabajo virtual desde el hogar y la presencia de niños que cuidar y ayudar en sus clases de escuela, lo cual complicó el trabajo enfocado de sus padres.

Es factible que algunos empleados deseen regresar a la oficina mientras que otros trabajen mejor desde casa o necesiten continuar trabajando remotamente por razones médicas o personales. La creación de un modelo de trabajo híbrido con una combinación de trabajadores remotos y en la oficina les brinda a los empleados la flexibilidad de regresar a la oficina solo si se sienten cómodos y listos. Además, tener un personal más pequeño que regrese a la oficina puede ayudar a los trabajadores a cumplir con las regulaciones de distanciamiento social y reducir la propagación del coronavirus. Y a la empresa, si se lo mira a detalle, gastos de renta de oficina y servicios de apoyo a la operación.

  1. Implementar un horario de trabajo rotativo.

Otra excelente manera de mitigar los riesgos de COVID-19 en su oficina es implementar un horario de trabajo rotativo. Por ejemplo, divida a sus empleados en la oficina en dos grupos y establezca un horario en el que cada grupo rote (alterne) los días que vayan a la oficina (asegúrese de dividir cada departamento de manera uniforme para evitar grandes grupos de empleados que trabajan físicamente juntos). Esto le da a cada empleado la oportunidad de trabajar desde casa y desde la oficina todas las semanas, al tiempo que limita el número total de empleados en la oficina en un momento dado. Por supuesto, ambos grupos pueden continuar trabajando juntos de manera efectiva utilizando herramientas de comunicación como aplicaciones de chat y videoconferencia, los mismos que probablemente ya han estado usando el las últimas semanas.

  1. Adoptar un enfoque gradual de regreso de los empleados

Hacer que toda su fuerza laboral regrese a la oficina el primer día no es buena idea. Considere implementar un enfoque por fases en el que un porcentaje determinado de empleados regresen a la oficina cada día o cada semana durante un período de tiempo. Por ejemplo, puede comenzar con que el 25% de sus trabajadores regresen a la oficina durante la primera fase. Si todo va bien, aumente al 50% de los empleados que regresen a la oficina un tiempo después, y así sucesivamente. Un enfoque gradual reduce el riesgo de que un empleado contagioso regrese a la oficina y transmita la enfermedad a todo su personal.

  1. Reestructurar sus oficinas e instalaciones

Las pautas de distanciamiento social no desaparecerán pronto, por lo que las oficinas deberán separar adecuadamente los escritorios y crear barreras apropiadas entre las estaciones de trabajo de los empleados. Además, las compañías pueden necesitar instituir políticas para limitar el número de personas por reunión y personas externas que visitan la oficina sin previo aviso.

  1. Crear un lugar de trabajo con buenos estándares sanitarios

Todas las mesas, escritorios, sillas y espacios comunes deberán limpiarse y desinfectarse a fondo diariamente. Dene haber una estación de desinfectante para manos en la entrada, en la salida y en el acceso a cada ascensor. Las empresas también deberían considerar establecer estaciones de desinfección de manos en áreas de alto tráfico y en superficies de alto contacto como el lobby, comedor, baños y salas de conferencias. Si es posible, mantenga las puertas abiertas para reducir el contacto de las manijas. También se recomienda abrir ventanas si es posible, instalar filtros de aire de alta eficiencia y ajustar los aires acondicionados para aumentar la circulación y el flujo de aire.

  1. Fomentar la buena higiene y el auto-aislamiento preventivo.

Anime y entrene a todos los empleados para que se laven las manos frecuente y minuciosamente durante el día y para que eviten tocarse los ojos, la nariz y la boca. Además, se debe educar al personal sobre los signos y síntomas de COVID-19 y hay que ser muy claro en que deben quedarse en casa si se sienten enfermos para evitar la propagación de gérmenes en la oficina.

  1. Tener un plan de contingencia

Con la continua incertidumbre en torno a COVID-19, usted debe permanecer flexible y preparado. Tenga un plan de contingencia en caso de que haya un brote del virus dentro de su oficina. Deberá actuar de forma rápida y agresiva para detener su propagación. Por ejemplo, los empleados deben llevar sus computadoras portátiles a casa diariamente en caso de que se deba impedir su regreso presencial, y de que tengan que comenzar a trabajar de forma remota de un momento a otro.

  1. Obtener comentarios de los empleados, escucharlos, y hacer algo al respecto

Es importante no olvidar el factor humano durante este momento difícil. Sus empleados han pasado semanas o meses trabajando desde casa sin interactuar físicamente con sus colegas y ahora que regresen a la oficina deberán mantener la distancia entre ellos. Todos estos cambios serán un desafío para su personal. Para asegurarse de avanzar en la dirección correcta, solicite comentarios a sus empleados para ver qué está funcionando y qué áreas se pueden mejorar.

  1. Mantener los esfuerzos de integración y fortalecimiento de los equipos (team building).

Los empleados pueden sentirse abrumados o desconectados durante esta fase de transición. Puede mantener alta la moral del equipo introduciendo actividades y rituales de equipo que promuevan y den valor y vigencia a la cultura de la empresa. Para los equipos con miembros remotos, es posible planificar actividades virtuales como horas felices virtuales, actividades para romper el hielo, juegos en línea, catas de vino, etc. Para que estos eventos sean aún más divertidos y atractivos, puede usar fondos virtuales y filtros divertidos durante una llamada de conferencia. Promueva y facilite que los empleados tengan conversaciones informales, no relacionadas con el trabajo para que el ánimo y la motivación no decaigan.

 ¿Qué acciones tomarás en tu negocio y en tu vida, en este sentido?

Comentarios e Información:

josevillacis@actioncoach.com

www.coachpepevillacis.com Cel. (442) 263 3009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×


Cotice Aquí